Singapur y sus robots de patrullaje

Los robots emitirán advertencias y controlarán a personas que realicen “comportamientos sociales no deseables”, como “no guardar el distanciamiento” de acuerdo a las reglas sanitarias del momento.

Los mismos, están equipados con ruedas y siete cámaras, advierten al transeúnte al detectar por medio de inteligencia artificial distintas formas de “comportamientos sociales no deseados” como fumar en áreas prohibidas, estacionar mal bicicletas o violar las reglas de acercamiento por el coronavirus.

El nuevo robot vigilante fue desarrollado por la Agencia de Ciencia y Tecnología del Equipo Nacional de Singapur como asistente de las patrullas para evitar la formación de grandes grupos de personas.

La ciudad-estado ya disponía de un amplio número de cámaras e incluso postes de iluminación equipados con tecnología de reconocimiento facial, dispositivos a los que ahora se sumarán los robots de vigilancia urbana.

El discurso del gobierno legitima estas prácticas en base a su idea de una “nación inteligente”, ultra eficiente y tecnológica, aunque no han tardado en aparecer las críticas por la reducción de las libertades civiles por parte de una tecnología crecientemente intrusiva.

Singapur, con sus 5,5 millones de habitantes tiene 90.000 cámaras policiales, y planea duplicar esa cifra para 2030, sumando en toda la ciudad la tecnología de reconocimiento facial que ayuda a las autoridades a distinguir rostros en la multitud.

Ultimos articulos

28,618FansMe gusta
28,725SeguidoresSeguir
53,184SeguidoresSeguir
110,238suscriptoresSuscribirte

Artículos similares

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 2 = 2