Tensión y violencia en la Rioja

En la madrugada del martes se vivieron momentos de tensión y fuertes protestas de parte de los trabajadores municipales de la capital provincial de La Rioja. La falta de pago de salarios llevó a los mismos a manifestarse frente a la residencia del gobernador Ricardo Quintela, donde incluso prendieron fuego los portones de ingreso.

Este hecho se enmarca en un enfrentamiento entre la intendente Inés Brizuela y Doria, perteneciente a la UCR, y el mencionado mandatario provincial Quintela, de origen peronista.

Los trabajadores decidieron incendiar los portones de la residencia del gobernador Quintela.

Brizuela y Doria acusa al gobernador de negarle asistencias para pagar los salarios de los 2.500 empleados que fueron pasados a planta permanente durante su gestión. En la Rioja, el gobierno provincial es el que liquida los sueldos de los empleados comunales.

A esto se suma una denuncia realizada días atrás, donde la intendente denunció al gobernador por enviar un grupo de personas con el único propósito de bloquear la salida de camiones recolectores de residuos y retrasar así el cumplimiento del servicio de limpieza.

Los trabajadores indicaron que no cobran su sueldo hace casi dos meses. La falta de respuestas ante esta situación llegó a tal punto que, el martes pasado, varios de ellos intentaron tomar por la fuerza el edificio de la municipalidad. A lo que Brizuela y Doria reprochó a Quintela la falta de apoyo policial para la custodia.

La falta de pago de salarios a los empleados municipales llevó a estos a realizar protestas e incluso a intentar tomar por la fuerza el edificio de la municipalidad.

Por su parte, desde el gobierno provincial acusan a la intendente de autorizar el pase a planta de cientos de empleados «por una mera cuestión electoral», sin contar con los fondos propios para hacerse cargo del costo económico de la medida. Advierten también que la Casa de Gobierno «no pondrá un peso», para costear esa decisión.

Los empleados municipales han quedado en el medio de los cruces entre la administración municipal y la provincial. Ante la falta de resolución del conflicto, decidieron montar un acampe frente a la casa del gobernador, esto con el fin de persuadirlo, para que acceda a enviar los fondos necesarios para poder realizar el pago de los salarios adeudados.

Juan Gonzalez
Estudiante de Economía. Escritor por gusto. Redacción LHDA.

Ultimos articulos

28,618FansMe gusta
28,725SeguidoresSeguir
68,329SeguidoresSeguir
110,238suscriptoresSuscribirte

Artículos similares

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 3 =