Terror al «Comediante»

El día de ayer, el recientemente investido ministro de seguridad, Aníbal Fernández, amenazó públicamente al comediante «Nik», luego de que este cuestionara el plan electoral del gobierno.

La amenaza, hecha pública a través de Twitter, no fue directa, sino que el ministro intentó disimularla. Así lo hizo en un tweet en el que compartió información sensible sobre los hijos de Cristian Dzwonik, más conocido como «Nik», de forma implícita y, en un primer vistazo, imperceptible.

Sin embargo, terminaría saliendo a la luz la amenaza de Aníbal Fernández hacia «Nik» y sus hijas. Esto generó, desde distintos comunicados a favor de la libre expresión y en repudio de la actitud de Fernández, hasta un pedido casi unánime de la oposición de renuncia del nuevo ministro de Seguridad.

Permítanme terminar esta nota con una breve reflexión:

Desde siempre el humor y los humoristas han sido atacados por los tiranos de la opinión, quienes sueñan con controlar las ideas mediante el control de las palabras. Los buenos humoristas son los primeros en criticar el status quo haciendo uso de una herramienta tan poderosa como lo es el humor, para hacer de la verdad algo más «apetecible» por más amargo que sea su sabor. Los humoristas son como aquel niño que gritó que el Rey estaba desnudo, aparentan ser inofensivos pero son quienes más daño hacen y por ello suelen ser los más perseguidos.

Nota escrita por Jacques Kraemer.

Juan Gonzalez
Estudiante de Economía. Escritor por gusto. Redacción LHDA.

Ultimos articulos

28,618FansMe gusta
28,725SeguidoresSeguir
53,317SeguidoresSeguir
110,238suscriptoresSuscribirte

Artículos similares

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 6 = 1